Monthly Archives: Abril 2014

Sin personas no hay hipertexto

Hypertext Editing System (HES) IBM 2250 Display console – Brown University 1969

Hypertext Editing System (HES) IBM 2250 Display console – Brown University 1969. Fuente: Wikipedia.

El semiólogo canadiense Vanderdorpe destaca que los ordenadores modifican la forma en que se crea, transmite y almacena el saber. Por lo tanto, la textualidad cambiará en las generaciones venideras. Al contrario de la definición de Ducrot y Todorov (1972, Dictionnaire encyclopédique des sciences du langage. Paris. Seuil, Coll. Points, pàg. 375), el texto ya no es “autónomo y cerrado”, sino que puede ser interactivo y no tener un fin claro.

Esta dinámica que permite el hipertexto, donde cada enlace es una puerta a explorar puesta a disposición por el autor para el lector, rompe con el modelo anterior. Pero no por ello convierte a todo texto digital en no lineal. Es la mente humana la encargada de procesar esta información y, al igual que el árbol que cae en el bosque no produce ruido alguno si nadie le escucha, toda la cultura acumulada en un libro o Internet carece de sentido si no hay quien la interprete.

Para crear un guión propio es necesario acceder a Internet y combinar personalmente las expresiones culturales que allí se manifiestan. Por ello el hipertexto en sí no es más que una herramienta; su revolución existe en cada la medida que cada persona realiza la interoperativa de consumo en el mundo virtual.

Anuncis
Etiquetat ,

Las modificaciones del lenguaje: Piaget, Olson y Havelock

Esquema de Piaget

Si bien los estudios sobre pensamiento y lingüística han estado presentes a lo largo de la historia, en las últimas décadas se plantearon nuevos paradigmas gracias a los aportes de la corriente de Noam Chomsky en conjunto con los nuevos estudios de procesos de comprensión y producción en el lenguaje. 

En 1923 Piaget habla en ‘El Lenguaje y pensamiento del niño’ del lenguaje egocéntrico, que se expresa en sus primeros años de vida, y de un lenguaje social, cuando es posible que adopte el punto de vista del interlocutor. Vigotsky apunta que el “pensamiento verbal no constituye una forma natural de comportamiento, sino una forma histórico-cultural, que debido a ello se distingue en lo fundamental por toda una serie de propiedades y regularidades específicas, que no pueden encontrarse en las formas naturales del pensamiento y el lenguaje”. Chomsky reivindica la especificidad del lenguaje, como un hecho relacionado pero independiente del pensamiento. Los relativistas lingüísticos, normalmente encuadrados en Sapir-Whorf, defienden que el pensamiento depende del lenguaje:  la visión que las personas tenemos del mundo se configura a partir de la lengua que hablamos. Bernstein, en 1961, segmenta al lenguajes en distintos códigos según las clases sociales; desmentido por los estudios de Labov en los años ´70. Havelock demuestra este contacto en la las teorías de la oralidad y escri-tura primaria, griega y concluye que incluso “los poemas épicos, tal como los conocemos ahora, son el resultado de alguna trabazón entre la oralidad y la escritura”.

Independientemente de las distintas posiciones respecto a la relación del lenguaje y el pensamiento, existe un consenso entre todos los puntos de vista y es que hay una relación entre ambos. Las cuestiones de género en lingüística son un gran reflejo de ello: históricamente se ha hablado de ‘el hombre’ como sinónimo de todas personas, incluyendo las mujeres, debido a una concepción machista. Es lógico pensar entonces que una modificación en el lenguaje a través del hipertexto cambie la forma en que se estructuran los pensamientos.

David Olson no es ajeno a este impacto al tiempo que destaca la ubicuidad de la escritura en las sociedades modernas. Cuestiona que los índices de alfabetización universal son fundamentales para el progreso, concentrándose en una crítica profunda a la concepción occidental de la escritura. Basándose en Levy Strauss, para él la cultura escrita no es un camino real a la liberación, sino una forma de sometimiento.

“La nostra moderna concepció del món i la nostra moderna concepció de nosaltres mateixos són, podríem dir, el producte de la invenció d’un món sobre paper […] Amb la revolució digital i l’emergència de l’hipertext (o cibertext) ens podem preguntar si s’està gestant una nova concepció del món i de nosaltres mateixos com a producte de la invenció d’un món sobre la pantalla”.

Sostiene Havelock que “una teoría especial de la escritura griega encierra la proposición de que nuestra manera de usar los sentidos y nuestra manera de pensar están relacionados, y que en la transición de la oralidad griega los términos de esa relación se alteraron”. Para el autor, los cambios tecnológicos condujeron a nuevos puntos de vista en la personalidad de las personas.

Etiquetat , , ,

Interconexión y dinamismo en tiempo real

El ciberespai és el medi tecnològic en què emergeix aquesta nova civilització, la cibercultura”.

En la actualidad es prácticamente imposible ser impermeable al advenimiento de la hipertextualidad, ya que el acceso a la información está en el bolsillo de cada persona con sus dispositivos. Sólo con un gran esfuerzo se pueden encontrar nichos donde refugiarse del movimiento cibercultural. El cambio se produce desde la década de 1960 en adelante, cuando paulatinamente se modifica el acceso a la información y gradualmente el papel queda obsoleto.

“L’esdeveniment cultural més important que anuncia l’aparició del ciberespai és el desembragament entre aquests dos operadors sociales […] que són la universalitat i la totalització. […] El ciberespai dissol la pragmàtica de comunicació que, a partir de la invenció de l’escriptura, havia conjuminat l’universal i la totalitat […] Ens recondueix cap a la situació que hi havia abans de l’escriptura […] en la mesura en què la interconnexió i el dinamisme en temps real de les memòries en línia fa que novament es comparteixi el mateix context”.

Así, si anteriormente cada cerebro era un punto, la red les ha conectado en forma de nodos. Podemos aventurar que el hipertexto es una suerte de extensión de las redes neuronales, permitiendo que circule la información en todos los sentidos y que cada uno sea capaz de estructurar el consumo de contenidos e información a la carta.

Supone, también, una caída de los filtros que se configuraron con la escritura. Quien controlaba la edición -Iglesia, instituciones o escuelas- podía determinar más fácilmente el contexto y sentido. 

Etiquetat ,

El cerebro no es un ordenador

Cervell: […] és l’òrgan més elevat on és elaborada la vida de relació […] i regulada la vida vegetativa, alhora que constitueix el punt d’inser-ció somàtica de la vida psíquica”.

A mediados del siglo XX, figuras como el matemático Alan Turing comparaba al cerebro con el ordenador. La corriente que representaba disponía del mismo como un procesador central con propósitos múltiples y generales. La trascendencia de la comparativa, según Bruner, se atribuye a la Revolución Informativa que se llevaba a cabo en un mundo post-industrial: “En el lugar que ocupaba el concepto de significado se instaló el concepto de computabilidad”, afirma.

Pero actualmente esta teoría está descatalogada. En las sociedades es imposible entender el hombre, sus conductas y los razonamientos cerebrales sin el componente cultural que le rodea. La familia, amistades, instituciones y las costumbres son las piezas fundamentales para la formación de los infantes y el acompañamiento de los adultos. En las sociedades desarrolladas, el factor de conexión del hombre con los medios y con las nuevas tecnologías es tan relevante como los demás.

La tecnología ofrece actualmente infinitas capacidades de procesamiento e interacción con los humanos. Como afirma Vayreda I Duran, la metáfora de Internet es uno de los nuevos paradigmas y requiere una visión global, social y colectiva de los procesos. El sólo hecho de que existan más de 1.000 millones de usuarios conectados globalmente es un suceso único en la historia, ya que con este fenómeno se derribaron prácticamente todos los paradigmas en la comunicación. Explica Castells que la expansión masiva del ciberespacio tiene una pata fundamental en la primera revolución de la tecnología de la información en los Estados Unidos, con especial hincapié en el Silicon Valley de California.

¿Qué opináis?

Etiquetat , , , ,